» 
alemán árabe búlgaro checo chino coreano croata danés eslovaco esloveno español estonio farsi finlandés francés griego hebreo hindù húngaro indonesio inglés islandés italiano japonés letón lituano malgache neerlandés noruego polaco portugués rumano ruso serbio sueco tailandès turco vietnamita
alemán árabe búlgaro checo chino coreano croata danés eslovaco esloveno español estonio farsi finlandés francés griego hebreo hindù húngaro indonesio inglés islandés italiano japonés letón lituano malgache neerlandés noruego polaco portugués rumano ruso serbio sueco tailandès turco vietnamita

definición - Combate naval de Punta Gruesa

definición de Combate naval de Punta Gruesa (Wikipedia)

   Publicidad ▼

Wikipedia

Combate naval de Punta Gruesa

                   
Combate Naval de Punta Gruesa
Parte de Guerra del Pacífico
Combate Independencia Covadonga 21 mayo 1879.png
Combate entre la Independencia y la Covadonga
Fecha Miércoles 21 de mayo de 1879
Lugar Bahía de Cheurañete, Iquique, Perú
Resultado Victoria chilena
Cambios territoriales Actualmente Bahía de Chiquinata Iquique, Chile
Beligerantes
Bandera de Chile Chile Flag of Peru (war).svg Perú
Comandantes
Carlos Condell de la Haza Juan Guillermo Moore Ruiz
Fuerzas en combate

Goleta
Covadonga

Blindado
Independencia
Bajas
3 muertos
5[1] heridos
5 muertos
64 desaparecidos[2]
23 heridos
1 fragata blindada

El combate naval de Punta Gruesa fue un enfrentamiento de la campaña naval de la Guerra del Pacífico, el cual tuvo lugar en la bahía de Cheureñate[3] en Iquique el día 21 de mayo de 1879. En este combate se enfrentaron la fragata blindada peruana Independencia al mando de Juan Guillermo More y la goleta chilena Covadonga al mando de Carlos Condell. El resultado de esta acción fue la pérdida, por parte de la Marina de Guerra del Perú, de la Independencia, al encallar esta en los roqueríos de Punta Gruesa a 18 km (10 millas) al sur del puerto de Iquique. En el Perú se considera al enfrentamiento desde la bahía de Iquique con un solo nombre llamado Combate de Iquique[4] [5]

Contenido

  Antecedentes

En los planes para el inicio de una guerra, el gobierno chileno decidió como estrategia movilizar su escuadra para bloquear el puerto peruano del Callao, esperando así encerrar allí a la escuadra del Perú para operar libremente en el litoral peruano o bien destruirla en un combate si se presentaba la ocasión. Sin embargo, el contraalmirante Juan Williams Rebolledo, comandante en jefe de la escuadra chilena, rechazó este plan por considerar que sus naves no estaban en condiciones de emprender un ataque inmediato a El Callao pues carecía de víveres y combustible para la travesía. En su lugar, Williams prefirió bloquear el puerto de Iquique y desde allí hostilizar los puertos peruanos del Departamento de Tarapacá.

El 1 de marzo el gobierno de Bolivia declara cortada toda relación con Chile, quienes lo consideraron como una declaración de guerra por parte de Bolivia. Luego Chile declara la guerra al Perú y a Bolivia el sábado 5 de abril de 1879 y ese mismo día la escuadra chilena inicia el bloqueo del puerto de Iquique.

Sin embargo debido a la presión del gobierno chileno, Williams es finalmente forzado a cambiar su plan y atacar el puerto del Callao. Para tal efecto, la escuadra chilena zarpó desde Iquique el viernes 16 de mayo en una expedición al norte con todos los buques disponibles dejando el bloqueo de Iquique a cargo de los buques más antiguos de la escuadra:[6] la corbeta Esmeralda al mando de Arturo Prat, la goleta Covadonga, al mando de Carlos Condell y el transporte Lamar. Debido a su mayor antigüedad, Prat quedó como jefe del bloqueo.

Al inicio de la guerra la escuadra chilena incursionó en los poblados peruanos de Pabellón de Pica, Huanillos (15 de abril) y Mollendo (17 de abril) bombardeando trenes de pasajeros, naves comerciales y lanchas; luego bombardeó Pisagua (18 de abril) y destruyó Mejillones (29 de abril).

Para defender las localidades peruanas, el plan del Perú era terminar en El Callao las reparaciones de las naves de su escuadra y trasladar tropas y pertrechos hacia Arica, Iquique y demás puertos del Departamento de Tarapacá y enviar naves para traer desde Panamá armamento y municiones adquiridos en los Estados Unidos. Los comandantes peruanos Grau, More, y García y García, entre otros, estuvieron en desacuerdo con este plan ya que la Independencia estaba recién reparada y su tripulación no había hecho ejercicios navales mientras que el Huáscar no contaba con proyectiles capaces de penetrar el blindaje de los buques chilenos Cochrane y Blanco Encalada. A pesar de esta oposición, la escuadra peruana zarpó el mismo 16 de mayo desde El Callao hacia Arica llevando a bordo al presidente Mariano Ignacio Prado en la nave insignia Oroya.

Ambas escuadras se cruzaron en alta mar sin avistarse. En Mollendo el presidente Prado se enteró, por medio del vapor Ilo de la compañía PSNC, de que el grueso de la escuadra chilena se había retirado. En Arica se entera que habían dejado a las naves Covadonga, Esmeralda y un transporte a cargo del bloqueo de Iquique por lo que el presidente Prado decidió que el Huáscar y la Independencia navegaran hasta Iquique a romper el bloqueo, capturando o destruyendo a los buques chilenos.

  Fuerzas enfrentadas

Naval Jack of Chile.svg Armada de Chile Naval Jack of Peru.svg Marina de Guerra del Perú
Covadonga (1859)

Desplazamiento: 630 t
Calado: 3,35 m
Blindaje: sin blindaje
Armamento principal: 2 x 70 lb[7]
Andar: 4 Kn[8]
Tripulación: 130[9]

Independencia (1866)

Desplazamiento: 3300 - 3750 t[10]
Calado: 6,62 m
Blindaje: 114.3 mm
Armamento principal: 1 x 250 lb, 3 x 150 lb, 12 x 70 lb, 2 ametralladoras
Andar: 11 Kn
Tripulación: 375 (inexperta)[11]

  El combate en la bahía de Iquique

  Carlos Condell, comandante de la Covadonga

En la mañana del miércoles 21 de mayo, el bloqueo de Iquique era mantenido por la corbeta Esmeralda y la goleta Covadonga fondeadas ambas a 2,7 km al norte del faro del puerto. Por su parte el transporte Lamar se encontraba fondeado más cerca de la costa.[12] A las seis y media de la mañana uno de los vigías de la Covadonga, la cual se encontraba de guardia, avistó columnas de humo acercándose desde el norte. Al reducirse la distancia, se identificó que dichas columnas de humo correspondían a los blindados peruanos Huáscar e Independencia. El comandante de la Covadonga, ordenó advertir la presencia del enemigo al comandante de la Esmeralda, Arturo Prat, con un cañonazo. Este, al escuchar la señal, dispuso levar el ancla, hacer comer a la tripulación y tocar zafarrancho de combate. Además ordenó que la Covadonga se pusiera al habla para conferenciar y que se arrojara al mar, en un saco, la correspondencia para la escuadra chilena.

  Juan Guillermo More, comandante de la Independencia

El transporte chileno Lamar[13] izó bandera norteamericana y abandonó la bahía rumbo al sur.[14] Los movimientos iniciales de la Esmeralda hicieron que reventaran sus calderas[15] lo que redujo su andar desde los 6 kn a sólo 2 kn. En atención a esto, Prat ubicó su nave frente a la población a distancia de 200 metros de la playa.[16] El Huáscar se dirigió sobre la Esmeralda mientras que la Independencia se dirigió sobre la Covadonga, la que puso rumbo al sur navegando pegada a la costa.[17] [18] En ese instante el combate se dividió en dos enfrentamientos, uno entre el Huáscar y la Esmeralda y otro entre la Independencia y la Covadonga.

El combate entre el Huáscar y la Esmeralda se prolongaría por más de cuatro horas y tendría como resultado final el hundimento de la corbeta chilena. De un total de 200 tripulantes a bordo de la Esmeralda, 143 resultaron muertos, incluido su comandante Arturo Prat quien murió al tratar de abordar el buque peruano. El Huáscar, por su parte, solo tuvo un muerto y siete heridos. Después de hundir la nave chilena, y antes de poner rumbo sur para apoyar a la Independencia, en su persecución de la Covadonga, el comandate peruano Miguel Grau dispuso recoger a los 57 sobrevientes de la Esmeralda.[19]

  El combate hasta Punta Gruesa

Cuando la Covadonga puso rumbo al sur, un proyectil del monitor Huáscar la atravesó de banda a banda, hiriendo gravemente al cirujano Videla.[20] [21] Observando desde tierra el movimiento de la nave chilena, el Coronel Juan Buendía dispuso desde Iquique que lanchas con tropas de fusileros hicieran fuego sobre la goleta. Condell abandonó el puerto de Iquique hacia la bahía de Cheurañete.

Luego de dejar la bahía de Iquique, la Covadonga pasa muy cerca de la isla Iquique donde recibe disparos de fusilería de la guarnición peruana. Luego, en la caleta Molle,[22] el comandante More al acercarse a la Covadonga, realiza disparos contra la nave chilena, haciendo fuego de estribor. La guarnición peruana en Alto Molle, conformada por el Zepita y el Dos de Mayo al mando del Coronel Andrés A. Cáceres, también realiza disparos de fusilería contra la nave chilena.[23]

En la persecución por la bahía de Cheurañete utilizó el espolón dos veces, pero la Covadonga avanzó más hacia el sur.[24]

La tripulación de la Independencia no estaba preparada para el combate, era novata y no había hecho ejercicios ni tiros de pruebas.[11] Por ello al enfrentarse a la Covadonga los tiros de la Independencia eran erráticos y la Covadonga, con fuego de fusilería, lograba abatir a los sirvientes del cañón de proa del buque peruano. Esto, sumado a que poco después de iniciado el combate, al blindado peruano se le desmontó el cañón de 150 libras que llevaba en popa y el de 250 libras en proa[25] hizo que More se decidiera a utilizar el espolón para tratar de hundir a la Covadonga. Por su parte, Condell, para evitar que la Independencia empleara su espolón contra su nave, navegaba lo más cercano a la costa gracias a que el menor calado de la Covadonga se lo permitía.

En estas circunstancias, ambas naves llegaron a la altura de Punta Gruesa, unas diez millas al sur de Iquique, con la Independencia siguiendo aguas a la Covadonga a muy corta distancia y muy cerca de la costa. En el trayecto, More intentó espolonear a la goleta en dos oportunidades, pero la baja sonda impidió la maniobra,[26] ante lo cual Condell se acercó más hacia la costa.

  Pintura que representa a la fragata blindada Independencia en navegación

En esos momentos se sintió a bordo de la Covadonga que el buque rozaba la quilla con el fondo. Condell, cayó a estribor para alejarse de la costa. More por su parte ordenó toda la caña a babor, para poder rebasar al buque chileno y atacar así con ventaja por la otra banda, pero esta orden no se efectuó con la rapidez necesaria ya que los tres timoneles de la Independencia habían sido heridos previamente.[27] Acto seguido, More ordenó poner la máquina marcha atrás. En esos momentos, aproximadamente a las 12:35, cuando la Independencia se aprontaba a embestir a la Covadonga con el espolón, la fragata peruana encalló en una roca, que según More, no figuraba en las cartas de navegación,[28] sin embargo esta había sido señalada por Aurelio García y García.[29] A consecuencia de este choque se llenó completamente de agua la parte inferior del buque, apagándose los fuegos; y en un segundo y tercer choque se inundaron completamente las otras secciones. La fragata cayó sobre su costado de estribor entrando el agua por las portas de la batería. More detalla que tras el impacto, y debido a la falta de experiencia marinera de la tripulación, gran parte de esta se arrojó al agua corriendo el riesgo de perecer ahogados, por lo que mandó a bajar los botes para enviarlos a la orilla.[11]

La historiografía chilena narra que Condell realizo un giro y abrió fuego sobre la Independencia ya que, a pesar de haber encallado, su tripulación no había arriado su bandera.[30] [31] Tras este hecho, Condell narra que la tripulación de la Independencia habría reemplazado la bandera peruana por una bandera de parlamento.[30] [32] Según el parte de Condell, More le habría comunicado a viva voz el arrío de su pabellón y le habría solicitado un bote lo que no habría podido llevar a efecto debido a la proximidad del Huáscar.[33]

La historiografía peruana narra que la fragata comenzó a inundarse y que la Covadonga regresó para disparar sobre los náufragos.[34] [35] [36] Los tripulantes de la Independencia contestaron el fuego del buque chileno primero con los cañones, que luego se inundaron, luego con las ametralladoras, finalmente con rifles y revólveres hasta quedarse sin municiones. More narra que la Covadonga habría seguido disparando a mansalva y una bomba habría destruido el asta con el pabellón peruano y que él habría mandado a izarlo inmediatamente en otra driza.[37] La tarea de reponer el pabellón fue del marinero Federico Navarrete y de Monsieur Schofield, quienes fueron heridos en esta acción.[38]

  «Combate Naval de Punta Gruesa», óleo de Thomas Somerscales.

El Huáscar, tras rescatar a los 57 sobrevivientes[39] de la Esmeralda, avistó a la Independencia a las 2:20 pm a 9 millas de distancia y llegó frente a ella a las 3:10 pm. La encontró varada[40] y con solo 20 tripulantes a bordo, entre ellos More, ya que el resto había desembarcado en botes.[11] El blindado peruano continuó la persecución de la Covadonga durante tres horas, hasta que Miguel Grau, convencido que la distancia que lo separaban de ella no podía acortarse antes de la puesta del sol, decidió regresar en auxilio de la Independencia. Grau estimó entonces que la pérdida de la fragata era total y envió las embarcaciones del Huáscar por los tripulantes que aún se encontraban a bordo dando la orden de incendiar el buque.[41]

La Covadonga llegó a Tocopilla en la noche del jueves 22 de mayo con serias averías producto del combate. En la tarde del día siguiente zarpó en dirección a Antofagasta, pero regresó a medianoche. El 23, viajaron de Iquique a Arica, 271 sobrevivientes de la Independencia en el transporte Chalaco.

 

El jueves 22 de mayo Williams Rebolledo llega al Callao y al conocer que la escuadra peruana había partido al sur, decide retornar. El lunes 26 de mayo se entera de los enfrentamientos en Iquique y Punta Gruesa. En su parte oficial, Williams Rebolledo, fechado el 2 de junio de 1879 a bordo del Blanco Encalada expresa que desconoce las bajas del Covadonga y Huáscar, pero cree que el Independencia tuvo muchas ya que todavía observa cadáveres flotando cerca de Punta Gruesa:

...Las bajas del Covadonga se ignoran, lo mismo que las del Huascar e Independencia, pero se cree hayan sido muchas las de este ultimo buque, pues ayer todavia hemos visto flotando sobre las aguas algunos cadáveres cerca a Punta Gruesa.

Parte de Williams Rebolledo. Rada de Iquique. 2 de junio de 1879[42]

Las cifras oficiales hechas públicas posteriormente detallan que la Independencia, que recibió en total 10 bombas de la Covadonga, tuvo, de un total de 375 tripulantes:[43] 5 muertos, 23 heridos y 64 desaparecidos. Por su parte, la Covadonga recibió durante el combate, 3 balas del Huáscar y varios proyectiles de la Independencia que la dejaron en muy mal estado; tuvo 3 hombres muertos y 97 heridos; disparó 65 proyectiles de 70 libras, 3.400 tiros de fusil y 500 tiros de revólver[cita requerida].

5 días después se enfrentan en Antofagasta el Huáscar y la Covadonga. El capitán de fragata Juan Guillermo More Ruiz fue sometido en Arica a un juicio militar por la pérdida de su buque.[44] El proceso no concluyó por la muerte del comandante en la batalla de Arica, el 7 de junio de 1880. Por su parte la Armada de Chile, por recomendación de Williams Rebolledo,[45] ascendió a Carlos Condell a capitán de fragata graduado.

Miguel Grau narra en una carta privada al presidente Prado que la verdadera causa de la pérdida de la Independencia fue:

...La falta de disciplina y de ejercicios de fuego en la ya mencionada fragata (Independencia) ha sido la verdadera causa de su pérdida, esta es la pura verdad como le será fácil a Ud. poder corroborar si se informa privadamente de todo lo que ha pasado en ese buque desde antes del combate y después de él

Carta de Miguel Grau al presidente Mariano Ignacio Prado.[27]

Según el historiador peruano Jorge Basadre, los acontecimientos del 21 de mayo fueron decisivos para la suerte de la campaña marítima y señalaron el destino que iba a tener la guerra.[46]

  Véase también

  Notas

  1. Terminaré este parte lamentando la pérdida de nuestro compañero el doctor don Pedro R. 2º Videla, que dejó de existir horas después del combate a consecuencia de una bala que le llevó los dos pies; y en el equipaje la muerte del Grumete Blas 2º Téllez y del Mozo Felipe Ojeda, hubo cinco heridos, pero no graves, entre los cuales se cuenta el contador del buque, que recibió dos balazos. Parte oficial de Carlos Condell, comandante de la Covadonga sobre el combate naval de Punta Gruesa [1]
  2. Historia marítima del Perú Escrito por Comisión para Escribir la Historia Marítima del Perú, Instituto de Estudios Histórico-Marítimos del Perú. Edition: 3. Publicado por Editorial Ausonia, 1972
  3. "...Esto ultimo lo conseguí en la primera caleta de la bahía de Cheurañete, por lo cual puse proa al norte haciendo fuego con el costado de estribor...Resolví por tercera vez embestí con el ariete pegándome a la Punta Gruesa para impedirle la salida de la bahía, estrechándolo en la ultima caleta..." Parte del comandate More
  4. Historia de la Republica, Jorge Basadre [2]
  5. Paz Soldán, Mariano Felipe (1884). Narración histórica de la guerra de Chile contra el Perú y Bolivia. Tomo I
  6. La corbeta Esmeralda y la goleta Covadonga eran los buques mas viejos de la escuadra chilena habiendo sido construidos en 1855 y 1859 respectivamente.
  7. La covadonga contaba con 2 cañones de 70 libras, después del 21 de mayo de 1879 se le instalaron 2 cañones de 9 libras y 3 cañones de 40 libras. Armada de Chile
  8. El 21 de mayo de 1879, la Covadonga, tenía un poder de máquinas de 140 HP. que le permitía un andar de 4 nudos, ya que solo dos de sus 3 calderas funcionaban (Datos de la Armada de Chile)
  9. Combate naval de Iquique, boletines y nacionales y extranjeros de 1879. Guerra del Pacífico. Pascual Ahumada Moreno. Valparaíso. 1886 [3]
  10. Grieve Madge, Jorge (1983). Historia de la Artillería y de la Marina de Guerra en la contienda del 79. Lima: Industrialgráfica S.A.. p 220. Calculo que realiza el autor en base al coeficiente de block.
  11. a b c d Siendo casi toda la tripulación de hombres que no están acostumbrados al servicio de los buques de guerra, embarcados pocos días antes de nuestra salida del Callao, fue imposible evitar que se arrojasen al agua corriendo el riesgo de permanecer ahogados: mandé a arriar todas las embarcaciones para mandar a la gente a tierra, haciendo colocar en la primera a todos los heridos, yendo cada bote a cargo de dos oficiales para que regresaran por el resto de la gente. En el último mandé al segundo jefe comandante Raygada para que organizara la gente en tierra e hiciera regresar algunas embarcaciones que hubieran llegado a tierra, lo que no pudo verificar, pues las rompientes las destruyeron todas al llegar a la costa. Sin embargo casi toda la tripulación estaba ya salvada quedando solo conmigo a bordo cerca de 20 personas, entre ellas los tenientes primeros graduados don Pedro Garezon y don Melchor Ulloa, el ídem 2º don Alfredo de la Haza, el alférez de fragata don Ricardo Herrera, el guardiamarina don Carlos Eléspuru, el corresponsal de El Comercio don José Rodolfo del Campo, el doctor don Enrique Besadre y el primer maquinista don Tomás Wilkins con su segundo. Parte oficial del capitán de navío Juan Guillermo More Ruiz, comandante de la Independencia sobre el combate naval de Punta Gruesa[4]
  12. Estaba presente además en el puerto la fragata inglesa Turquoise.
  13. Página de la Armada de Chile sobre el Transporte Lamar [5]
  14. Al aproximarse nuestros buques al puerto de Iquique, noté que efectivamente tres buques caldeaban y pronto pude reconocer entre ellos a la Esmeralda y Covadonga, que se ponían en movimiento, tomando posiciones defensivas, a la par que salía del puerto un vapor con bandera norteamericana, probablemente el Lamar y se dirigía al sur., Parte oficial de Miguel Grau sobre el combate naval de Iquique [6]
  15. Al movernos para tomar la misma situación, se nos rompieron dos calderos y el buque quedó con un andar de dos a tres millas.Parte oficial del teniente primero Luis Uribe sobre el combate naval de Iquique [7]
  16. A las ocho treinta la acción se hizo general. La Covadonga se batía con la Independencia, haciendo al mismo tiempo rumbo al sur y la Esmeralda contestaba los fuegos del Huáscar y se colocaba frente a la población a distancia de 200 metros de la playa.Parte oficial del teniente primero Luis Uribe sobre el combate naval de Iquique [8]
  17. ...Vista la superioridad del enemigo, así como también la treintena de botes que se destacaban de la playa en auxilio de nuestros enemigos, y comprendiendo que por más esfuerzo que hiciéramos dentro del puerto nos era difícil, sino imposible, vencer o escapar a un enemigo diez veces más poderoso que nosotros, resolví poner proa al sur acercándome lo mas posible a tierra. Mientras tanto, la Esmeralda quedaba batiéndose dentro del puerto. Parte oficial del capitán de corbeta Carlos Condell, comandante de la Covadonga sobre el combate naval de Punta Gruesa [9]
  18. Empeñando así el combate y viendo que el Huascar cambiaba su proa dirigiendo sus tiros a la Esmeralda y que la Covadonga trataba de fugar, pegándose a la isla, goberné en la misma dirección a fin de impedírselo, no pudiendo conseguir mi objeto porque al llegar a la altura de la isla, la Covadonga la había rebasado, pegándose mucho a las rompientes y obligándome a seguirla.Parte oficial del capitán de navío Juan Guillermo More Ruiz, comandante de la Independencia sobre el combate naval de Punta Gruesa[10]
  19. Terminado en el puerto de Iquique el salvamento de los náufragos y con ellos a bordo me dirigí en demanda de la Independencia, que estaba a la vista en la punta denominada Gruesa, al sur de Iquique, con el intento de ayudar al apresamiento de la Covadonga. Parte oficial del capitán de navío Miguel Grau sobre el combate naval de Iquique [11]
  20. Videla falleceria diez horas más tarde A las nueve de la mañana bajó al entrepuente donde estaba instalada la enfermerí­a de combate y mientras descendí­a, un proyectí­l de cañón del monitor "Huáscar", atravesó la goleta de banda a banda, llevándose los pies del cirujano Videla y ocasionándole una hemorragia tal, que al cabo de diez horas le costarí­a la vida. Página web de la armada de Chile sobre Pedro Segundo Regalado Videla Órdenes [12]
  21. ... con uno de sus cañones de a trecientos cuya bala perforo la goleta de banda a banda El Combate Homérico, capitulo VIII, página 56, Vicente Grez. Valparaíso: Impr. de la Patria, 1880 [13]
  22. En esa marcha paralela de Molle a Punta Gruesa la Independencia hirió a la Covadonga en los palos, en las jarcias, en los botes de los costados, en las carboneras. Gonzalo Bulnes
  23. Los Marinos de la Breña
  24. "...para obligarlo a salir fuera o retroceder. Esto ultimo lo conseguí en la primera caleta de la bahía de Cheurañete, por lo cual puse proa al norte haciendo fuego con el costado de estribor...acometí con el espolón por dos veces...dio tiempo al enemigo para ganar el sur...Resolví por tercera vez embestí con el ariete pegándome a la Punta Gruesa.." Parte de More
  25. Grieve, Jorge (1983), Historia de la Artillería y de la Marina de Guerra en la contienda del 79. La información es proporcionada por el corresponsal del diario El Comercio, Rodolfo del Campo, que estuvo presente en el combate a bordo de la Independencia.
  26. acometí con el espolón por dos veces cuando las circunstancias me lo permitían; pero encontrando poco fondo tuve que retroceder, lo que dio tiempo al enemigo para ganar el sur. Parte oficial del capitán de navío Juan Guillermo More Ruiz, comandante de la Independencia sobre el combate naval en Punta Gruesa [14]
  27. lo que no pudiendo realizarse con la rapidez necesaria, por haber sido en este momento herido tres timoneles por el fuego nutrido de ametralladoras y fusilería que el enemigo nos hacia desde las cofas Parte oficial del capitán de navío Juan Guillermo More Ruiz, comandante de la Independencia sobre el combate naval en Punta Gruesa [15]
  28. La Covadonga pasó libre sobre la roca porque calaba 3,35 metros, mientras la Independencia calaba 6,62 metros, faltándole 1,8 metros para pasar libre.
  29. Punta Grueso, es de rocas oscuras y altas que avanzan poco sobre el mar en forma convexa. Varias piedras se apartan de la punta y algunas se separan hasta poco mas de media milla.Derrotero de la costa del Peru por Aurelio García y García 1863 pág 24.
  30. a b Narración de J. Arturo Olid Araya, tripulante de la Covadonga; publicada en La Unión del 21 de mayo de 1916
  31. Gobernamos a ponernos por la popa donde no podía hacernos fuego. Al pasar por el frente le metimos dos balas de cañón de a 70 que ellos nos contestaron con tres tiros sin tocarnos. Parte oficial de Carlos Condell, comandante de la Covadonga sobre el combate naval de Punta Gruesa [16]
  32. Saludamos con un ¡Hurrah! la arriada del estandarte y pabellón peruanos que dicho blindado hacía tremolar en sus topes, viendo reemplazadas estas insignias por la bandera de parlamento. Parte oficial del de Carlos Condell, comandante de la Covadonga sobre el combate naval de Punta Gruesa [17]
  33. Puseme al habla con el Comandante rendido, quien de viva voz, me comunicó lo que ya había indicado el arrío de su pabellón, pidiéndome al mismo tiempo un bote a su bordo, lo que no pude verificar, no obstante mis deseos porque el Blindado Huáscar, que había quedado en el puerto se nos aproximaba. Inter tanto, la tripulación de la Independencia abandonaba el buque y se refugiaba en tierra, parte en bote y parte a nado... Parte oficial de Carlos Condell, comandante de la Covadonga sobre el combate naval de Punta Gruesa [18]
  34. Después de haber hecho fuego durante algún tiempo sobre los náufragos de la Independencia la Covadonga...Tommaso Caivano, Arturo de Ballesteros y Contin - 1904. Historia de la Guerra de América entre Chile, Perú y Bolivia - Página 241
  35. Y a mansalva, la Covadonga siguió haciendo fuego a los tripulantes que nadaban en el mar y al buque mismo;., Historia de la Republica, Jorge Basadre [19]
  36. Carlos Condell comandante de la Covadonga mando hacer fuego de cañon y fusileria sobre los náufragos... Paz Soldán, Mariano Felipe (1884). Narración histórica de la guerra de Chile contra el Perú y Bolivia. Tomo I
  37. No obstante esta desgracia, al pasar la Covadonga por el costado de estribor haciéndonos fuego por su artillería, nuestros cañones contestaron; cuando el agua casi cubría continué el fuego con nuestras ametralladoras de las cofas y con la tripulación que mande subir a cubierta armada de rifles y revólveres, hasta que se agotaron las municiones que no podían ser respuestas, pues el buque estaba inundado casi por completo, como lo digo anteriormente. La Covadonga seguía haciendo fuego de cañón a mansalva y una de cuyas bombas rompió el pico de mesana donde estaba izado el pabellón. Inmediatamente mande poner otro en otra driza. Parte oficial del capitán de navío Juan Guillermo More Ruiz, comandante de la Independencia sobre el combate naval de Punta Gruesa [20]
  38. [21] Grau. por Reynaldo Moya Espinoza
  39. Los naufragos fueron entregados a las autoridades militares del puerto en la tarde. ...Regrese al puerto de Iquique y remití a tierra a los prisioneros a ordenes del señor general en jefe del ejercito...Parte oficial del capitán de navío Miguel Grau sobre el combate naval de Iquique [22]
  40. A medida que iba avanzando, pude claramente comprender que este último buque estaba varado y preferí continuar la persecución de la Covadonga durante tres horas Parte oficial del capitán de navío Miguel Grau sobre el combate naval de Iquique [23]
  41. ...pude entonces apreciar que la pérdida de la fragata era total y mandé mis embarcaciones por la gente que había a bordo dando la orden de incendiar el buque. Parte oficial del capitán de navío Miguel Grau sobre el combate naval de Iquique [24]
  42. Parte oficial de Juan Williams rebolledo referente al combate naval de Iquique y la muerte de Serrano. La Guerra del Pacífico, 1888, Pascual Ahumada, Tomo V, página 12.
  43. El capitán chileno de la Covadonga, Carlos Condell de la Haza tenía a dos primos en la tripulación de la Independencia: el teniente 2° graduado Alfredo de la Haza y el aspirante de marina Arturo de la Haza, ya que la madre de Condell era peruana. Ambos salieron ilesos.
  44. Por estos fundamentos, se declara nulo todo lo fecho y actuado; organícese nuevamente el sumario; nombrase con tal objeto juez fiscal al capitán de navío don Gregorio Casanova, previniéndole que, penetrado de los deberes de su cargo, proceda con la regularidad debida, tomando las declaraciones que sean bastantes a la comprobación de los hechos, sin alargar el proceso con las que no sean necesarias i cuidando determinar con verdad i exactitud las evoluciones anteriores al naufragio, el lugar de este i sus circunstancias marítimas, tomando sobre el particular las informaciones más apropiadas, agregando al proceso la carta hidrográfica de uso en la navegación de aquella costa, i mandando formar con datos exactos, una especial del lugar mencionado; i por cuanto a fojas treinta i cuatro vuelta, aparece haber izado bandera blanca en el buque naufrago; a fojas dieciocho que no estaba izado el pabellón nacional; a fojas tres vuelta que fue echado al agua, i a fojas treinta i tres vuelta que no había ninguna oficial en el gobierno del buque, se previene a dicho juez fiscal que averigüe la verdad de estos hechos i de sus autores, del mismo modo que todos los particulares ocurridos en la disciplina del buque durante el combate. Causa del Ex-Comandante de la fragata Independencia don Juan G. More[25]
  45. Toca ahora al Gobierno apreciar el valor del malogrado capitan Prat, como igualmente la serenidad i destreza del capitan Condell... Parte oficial de Juan Williams rebolledo referente al combate naval de Iquique y la muerte de Serrano. La Guerra del Pacífico, 1888, Pascual Ahumada, Tomo V, página 12.
  46. El Perú perdió el primer barco de la escuadra, la fragata de 2004 toneladas mejor que el Huáscar como que había costado dos veces más., Historia de la Republica, Jorge Basadre [26]

  Bibliografía

  • Carvajal Pareja, Melitón (2004). Historia Marítima del Perú, Tomo XI, volumen I. Instituto de Estudios Histórico Marítimos del Perú. Lima. ISBN 9972-633-03-9. 
  • Encina, Francisco A. (1976). Resumen de la historia de Chile. Santiago: Empresa editora Zig Zag S.A.. 
  • Fuenzalida Bade, Rodrigo (1978). La Armada de Chile. Santiago: Editorial Aquí está. 
  • Grieve Madge, Jorge (1983). Historia de la Artillería y de la Marina de Guerra en la contienda del 79. Industrialgráfica S.A. Lima. 
  • López Urrutia, Carlos (1969). Historia de la Marina de Chile. Santiago: Editorial Andrés Bello. 
  • Olid Araya, J. Arturo (1999). Crónicas de Guerra, relatos de un combatiente de la Guerra del Pacífico y la revolución de 1891. Santiago: Editorial Ril. 

  Enlaces externos

   
               

 

todas las traducciones de Combate naval de Punta Gruesa


Contenido de sensagent

  • definiciones
  • sinónimos
  • antónimos
  • enciclopedia

   Publicidad ▼

Investigaciones anteriores en el diccionario :

1908 visitantes en línea

computado en 0,031s

   Publicidad ▼