» 
alemán árabe búlgaro checo chino coreano croata danés eslovaco esloveno español estonio farsi finlandés francés griego hebreo hindù húngaro indonesio inglés islandés italiano japonés letón lituano malgache neerlandés noruego polaco portugués rumano ruso serbio sueco tailandès turco vietnamita
alemán árabe búlgaro checo chino coreano croata danés eslovaco esloveno español estonio farsi finlandés francés griego hebreo hindù húngaro indonesio inglés islandés italiano japonés letón lituano malgache neerlandés noruego polaco portugués rumano ruso serbio sueco tailandès turco vietnamita

DEUM

dignidad s f 1 Cualidad de hacerse valer uno como persona o de tomar con responsabilidad y resolución lo que ha elegido para sí: la dignidad humana, la dignidad de un pueblo 2 Actitud de apego a determinados valores morales y de intolerancia por todo aquello que los viole o comprometa; honestidad con uno mismo que se hace reconocer y valer a los demás: «Ejerce la profesión médica con mucha dignidad», «Pactaron con el enemigo, ¡qué poca dignidad!», «Leva su desgracia con dignidad» 3 Cargo o empleo que confiere autoridad y reconocimiento; persona que lo desempeña: dignidades eclesiásticas.

definición - dignidad

definición de dignidad (Wikipedia)

   Publicidad ▼

sinónimos - dignidad

   Publicidad ▼

ver también - dignidad

dignidad (n.f.)

curro, petulante, presumido, ufano, vanidoso

frases

diccionario analógico







Wikipedia

Dignidad

                   
  Alegoría de la Dignidad. Grabado de Cesare Ripa

La dignidad, o «cualidad de digno», deriva del adjetivo latino dignus y se traduce por «valioso». Hace referencia al valor inherente al ser humano en cuanto ser racional, dotado de libertad y poder creador, pues las personas pueden modelar y mejorar sus vidas mediante la toma de decisiones y el ejercicio de su libertad.

Contenido

  En el campo de la filosofía moral

La dignidad se explica en buena medida por la «autonomía» propia del ser humano, como vieron ya Platón, Pico della Mirandola y Kant, pues sólo el que sabe y puede gobernarse a sí mismo, según un principio racional, resulta "señor de sus acciones" y en consecuencia, al menos parcialmente, un sujeto libre; al regular su comportamiento según normas propias, según el significado etimológico de la voz griega 'auto-nomía', ya no es un mero súbdito, ya no está bajo el dictado de otro, sino que es un ciudadano. Entendemos que esa autonomía o dignidad es solo un «potencial de emancipación» respecto a las necesidades e imposiciones naturales o sociales y en la historia universal del género humano.

La educación juega aquí un papel esencial, puesto que el auténtico ejercicio de la libertad, más allá de la arbitrariedad del comportamiento salvaje, exige la formación de la inteligencia y de la voluntad, facultades específicas del espíritu humano. Lógicamente, el presupuesto es el de la existencia de cierto grado de libertad posible en el ser humano y la negación de un determinismo radical. La universalización o globalización, de la dignidad es un presupuesto para la consecución de una verdadera emancipación y pacificación moral de la humanidad: el ser humano, varón o mujer, niño o anciano, enfermo o sano, religioso o ateo, malvado o benevolente, blanco o negro... es «siempre digno», porque puede decidir qué ser, porque no es sólo lo que es, sino también sus aspiraciones y proyectos personales. Incluso al ser más abyecto hay que reconocerle la posibilidad de ser otra cosa que lo que es. Así, la vida humana es respetable siempre porque puede ser algo más que vida, vida con sentido, o sea, biografía.

La dignidad se basa en el reconocimiento de la persona de ser merecedora de respeto, es decir que todos merecemos respeto sin importar cómo seamos. Al reconocer y tolerar las diferencias de cada persona, para que ésta se sienta digna y libre, se afirma la virtud y la propia dignidad del individuo, fundamentado en el respeto a cualquier otro ser. La dignidad es el resultado del buen equilibrio emocional. A su vez, una persona digna puede sentirse orgullosa de las consecuencias de sus actos y de quienes se han visto afectados por ellos, o culpable, si ha causado daños inmerecidos a otros. La misma dignidad que nos pone por encima de la naturaleza, pues podemos transformarla también en nosotros mismos, contenerla, regularla, nos hace responsables. Un exceso de dignidad puede fomentar el orgullo propio, pudiendo crear la sensación al individuo de tener derechos exclusivos (privilegios).

La dignidad refuerza la personalidad, fomenta la sensación de plenitud y satisfacción. Para justificar la esclavitud se decía que el esclavo no era persona humana, sino un objeto, al igual que judíos, gitanos y homosexuales durante el nazismo. En la época del colonialismo, se decía lo mismo del indio, que no tenía alma y por lo tanto no poseía dignidad humana. Es constante en la historia de la humanidad negar la dignidad humana para justificar y justificarse en los atentados contra ella.

La dignidad es reconocida por los seres humanos sobre sí mismos, como un producto de la racionalidad, la autonomía de la voluntad y el libre albedrío, aunque los críticos sobre esta forma de asignar dignidad indican que existen humanos que bajo ese criterio no podrían tenerla: bebés, niños, disminuídos psíquicos profundos, seniles, dementes, etc.

También han existido y existen personas, especialmente el movimiento por los derechos animales, que también otorgan algún grado de dignidad a individuos de otras especies animales por su condición de individuos con cerebro que, por lo tanto, también tienen capacidad para sentir; no sin discusión puesto que esta asignación de dignidad también seguiría siendo un reconocimiento puramente humano.

  En el campo del Derecho

Ver Derechos Fundamentales

La referencia a la dignidad esta siempre presente en los instrumentos fundacionales del derecho internacional de los derechos humanos nacido luego de concluida la Segunda Guerra Mundial. En tal sentido, se destaca ante todo la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948, que invoca en su Preámbulo la «dignidad intrínseca (...) de todos los miembros de la familia humana», para luego afirmar que «todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos» (artículo 1°).

Con posterioridad, el concepto de dignidad humana fue retomado por los dos Pactos internacionales de derechos humanos de 1966 y por la mayoría de los instrumentos condenatorios de una serie de prácticas directamente contrarias al valor esencial de la persona, tales como la tortura, la esclavitud, las penas degradantes, las condiciones inhumanas de trabajo, las discriminaciones de todo tipo, etc. En la actualidad, la noción de dignidad humana tiene particular relevancia en las cuestiones de bioética.[1] [2]

Asimismo, un gran número de Constituciones nacionales, sobre todo las adoptadas en la segunda mitad del siglo XX, hacen referencia explícita al respeto de la dignidad humana como fundamento último de los derechos enumerados y como la finalidad esencial del Estado de Derecho. En tal sentido, se destaca la Constitución alemana de 1949, que como reacción a las atrocidades cometidas durante el régimen nazi, establece en su artículo 1° que: «La dignidad humana es intangible. Los poderes públicos tienen el deber de respetarla y protegerla».

La dignidad humana, contiene elementos subjetivos, que corresponden al convencimiento de que las condiciones particulares de vida permiten alcanzar la felicidad y de elementos objetivos, vinculados con las condiciones de vida que tiene la Persona, para obtenerla. Así las cosas se determinó a la Dignidad Humana, como un derecho fundamental.

La ponderación de estos elementos constituye una parte importante de la evolución del derecho Constitucional de la mayoría de los países, así como una de sus mayores discusiones, sobre todo a la hora de sopesar la Dignidad Humana con otros derechos fundamentales.

  En la teología judeo - cristiana

Para el fundamentalismo cristiano la dignidad del hombre se encuentra en su elevación a la categoría de hijo de Dios. «El hombre ha sido creado a imagen de Dios, en el sentido de que es capaz de conocer y amar libremente a su propio Creador. Es la única criatura sobre la tierra a la que Dios ama por sí misma, y a la que llama a compartir su vida divina, en el conocimiento y en el amor. El hombre, en cuanto creado a imagen de Dios, tiene la dignidad de persona: no es solamente algo, sino alguien capaz de conocerse, de darse libremente y de entrar en comunión con Dios y las otras personas.» (Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica, n. 66. cfr. También Catecismo de la Iglesia Católica, nn. 355-357).

De acuerdo con esta teoría, resulta difícil admitir una dignidad del hombre que no se base en cualidades transitorias o en consensos arbitrarios sin recurrir a un fundamento teológico, al ver en las religiones, el fundamento último de todos los derechos y prohibiciones, lo que se acompasa con el fundamentalismo dogmatico. La dignidad de los hombres es fuente última de la justicia, que «se fundamenta en la intocable dignidad de la persona humana, creada a imagen y semejanza de Dios y destinada a una felicidad eterna.» (FERNANDEZ CARVAJAL, Francisco; Primero ser justos).

A contrario sensu cuando se habla, por ejemplo, de la racionalidad como fuente de la dignidad, sería necesario extenderla a niños y a ancianos seniles, a personas con capacidades diferentes que sufren de algún daño neuronal, homosexuales, moribundos y mujeres embarazadas como producto de una violación etc.; si se asentara la dignidad sobre la autonomía habría que aceptarla para los inválidos. Más aun, al afirmar que dignidad del hombre le viene de su libertad entonces sería imposible quitársela al ser la libertad inherente al ser humano.

Vemos pues, como la dignidad humana para la teología judeo-cristiana, es tan solo un valor relativo, que se puede coartar de acuerdo a la interpretación que los jerarcas de las distintas ramificaciones de dichas creencias le quieran dar a sus textos sagrados, negando la muerte digna al deshauciado, el aborto en los casos de violación, peligro de muerte para la madre, o malformaciones del feto, e incluso desalentando el uso del condón en locaciones donde el VIH/SIDA, es una epidemia.

  Véase también

  Notas

  1. Roberto Andorno, "El principio de dignidad humana en el bioderecho internacional". Boletín del Consejo Académico de Ética en Medicina, Buenos Aires, Agosto 2011 [1]
  2. Jesús Ballesteros, "Exigencias de la dignidad humana en Biojurídica", Bioeticaweb [2]

  Referencias

  Enlaces externos

valee :3

   
               

 

todas las traducciones de dignidad


Contenido de sensagent

  • definiciones
  • sinónimos
  • antónimos
  • enciclopedia

   Publicidad ▼

Investigaciones anteriores en el diccionario :

3730 visitantes en línea

computado en 0,250s

   Publicidad ▼

La lucha por la dignidad. José Antonio Marina (7.95 EUR)

Uso comercial de esta palabra

Con El Puno Cerrado Con Dignidad - Labordeta (2011, CD NUEVO)4 DISC SET (21.45 EUR)

Uso comercial de esta palabra

Origen y dignidad de la caza (16.0 EUR)

Uso comercial de esta palabra

L1559 - GENOMA HUMANO Y DIGNIDAD HUMANA - J. Gonzalez Valenzuela- Anthropos 2005 (9.38 EUR)

Uso comercial de esta palabra

REPENSAR LA DIGNIDAD HUMANA - PERROTIN TORRALBA Y MARTINEZ (8.0 EUR)

Uso comercial de esta palabra

Revolución por la dignidad en el mundo árabe: de la indignación al renacimien (20.0 EUR)

Uso comercial de esta palabra

Fe, dignidad, oración, solidaridad (7.5 EUR)

Uso comercial de esta palabra

Dignidad isleña (11.95 EUR)

Uso comercial de esta palabra

Dignidad del hombre en cuanto imagen de Dios, La (17.0 EUR)

Uso comercial de esta palabra

Dignidad humana y bioética (24.0 EUR)

Uso comercial de esta palabra

Dignidad, una palabra vacía? (7.51 EUR)

Uso comercial de esta palabra

Sombra Ojos Molton Brown ~ Eye Wear 3D ~ Elige Tono (18.28 EUR)

Uso comercial de esta palabra

Tolerancia, fundamentalismo y dignidad. Tres cuestiones de nuestro tiempo (11.0 EUR)

Uso comercial de esta palabra

De la dignidad de la mujer (7.5 EUR)

Uso comercial de esta palabra

La lucha por la dignidad (17.4 EUR)

Uso comercial de esta palabra

La familia garantía de la dignidad humana.Diez temas sobre los derechos de la fa (10.82 EUR)

Uso comercial de esta palabra

DX2 - EL DERECHO A MORIR EN PAZ Y CON DIGNIDAD - David Kessler - NUEVO (9.18 EUR)

Uso comercial de esta palabra

Dignidad y aventura humana (13.5 EUR)

Uso comercial de esta palabra

SERRAT-POR DIGNIDAD ( SINGLE ) (2.99 EUR)

Uso comercial de esta palabra