» 
alemán árabe búlgaro checo chino coreano croata danés eslovaco esloveno español estonio farsi finlandés francés griego hebreo hindù húngaro indonesio inglés islandés italiano japonés letón lituano malgache neerlandés noruego polaco portugués rumano ruso serbio sueco tailandès turco vietnamita
alemán árabe búlgaro checo chino coreano croata danés eslovaco esloveno español estonio farsi finlandés francés griego hebreo hindù húngaro indonesio inglés islandés italiano japonés letón lituano malgache neerlandés noruego polaco portugués rumano ruso serbio sueco tailandès turco vietnamita

DEUM

leer v tr (Se conjuga como comer) 1 Interpretar las letras y demás caracteres en que algo está escrito; establecer la relación entre éstos y su significado, ya sea pronunciándolos en voz alta o mentalmente: leer el periódico, leer en silencio, leer un libro escrito en código Braille 2 Interpretar de esta manera cualquier conjunto de signos en que algo está escrito o representado: leer una partitura musical, leer un mapa 3 Ejecutar o poner en práctica algo que está escrito o representado de alguna forma; reproducirlo: «La cabeza de la grabadora lee la cinta magnética» 4 Interpretar ciertos signos o indicios, deduciendo o adivinando algo a través de ellos: leer la mano, leer el café, leer el porvenir en las cartas, «Se podía leer en su cara cuánto sufría» 5 Leer entre líneas Interpretar o deducir algo que no se dice explícitamente, especialmente en un escrito o en un discurso: «Defendió el proyecto en la junta, pero entre líneas se podía leer la desconfianza que le provocaba su director».

definición - lea

definición de lea (Wikipedia)

   Publicidad ▼

sinónimos - lea

   Publicidad ▼

ver también - lea

frases

diccionario analógico




leer (v. tr.)




 

femme : état ou fonction (fr)[Classe...]

personne se prostituant (fr)[Classe]

femme aux mœurs contestées (fr)[Classe]

mujer[ClasseHyper.]

rendre vil, indigne de respect (fr)[Classe]

se prostituer (fr)[Classe]

prostitución; alterne; flete; putería; puterío; vida[ClasseHyper.]

qui est d'une gaîté impudique et hardie (fr)[Classe]

grossier (fr)[Classe]

qui évoque la sensualité amoureuse (fr)[Classe]

Descripteurs EUROVOC (fr)[Thème]

(casa de citas; casa de prostitución; casa pública; lupanar; mancebía; prostíbulo; burdel; canaca; meublé; mueblé; putería; tumbadero), (prostitución; alterne; flete; putería; puterío; vida)[termes liés]

person (en)[Domaine]

Woman (en)[Domaine]

sexuality (en)[Domaine]

Selling (en)[Domaine]

hembra - adulta, adulto, mayor, mayor de edad, persona mayor - fornicar - vender - transigir - esforzarse, trabajar - vice crime (en)[Hyper.]

effeminise, effeminize, feminise, feminize, womanize (en) - ser mujeriego - womanhood (en) - fair sex, woman, womanhood (en) - condición de mujer - femenina, femenino - alegrona, buscona, candonga, chipichusca, chirlata, coima, cualquiera, daifa, esquinera, fulana, furcia, golfa, gorrona, guarra, iza, lagarta, lea, lumi, meretriz, mujerzuela, pécora, pelandusca, pelleja, pellejo, perica, piba, picúa, prostituta, prostituto, pupila, puta, rabiza, ramera, tirona, zorra, zorrupia - alterne, flete, prostitución, putería, puterío, vida[Dérivé]

hacer la carrera, prostituirse[Nominalisation]

dirty (en)[Similaire]

hombre[Ant.]

lea (n.)


Wikipedia

Leer

                   

Leer (del latín legere) es el proceso de percibir y comprender escritura, ya sea mediante la vista o el tacto (Braile).

  Gerard Dou: Lesende alte Frau («mujer vieja leyendo», 1631).

Contenido

  Etimología y otros significados

El verbo leer en castellano puede describir actividades distintas a la comprensión de lo escrito:

  • Entender una representación gráfica: Leer la hora. Leer un plano.
  • Interpretar el lenguaje del cuerpo y la mímica: Leer en los ojos de alguien. Leer el pensamiento de alguien.
  • Augurar el futuro por prácticas místicas: Leer el futuro en las líneas de la mano. Leer el futuro en una bola de cristal.
  • Dar clases en una universidad: Leer una lección sobre matemáticas.[1]
  • En informática acceder la información de un medio de almacenaje: Leer del disco duro. Leer las pistas de audio de un CD.

  Percepción y comprensión

  Aprendiendo a leer.

La psicología cognitiva y la lingüística estudian cómo los seres humanos perciben y comprenden la escritura. Especialmente por medir los movimientos oculares con el método eye tracking (inglés para «seguimiento de los ojos») la psicología trata de entender cómo la percepción y comprensión se influyen y completan mutuamente. Los conocimientos de este capítulo provienen de.[2]

  Fundamentos de la percepción al leer

El ser humano percibe su ambiente por visión con fijaciones y sacadas. Al fijar clava los ojos en un punto inmóvil y con sacadas redirige la mirada rápidamente de un punto de fijación a otro. Solamente durante las fijaciones los nervios en la retina transmiten la información que perciben por la luz. Durante una sacada esta transmisión está discontinuada; se cree que eso sirve para no procesar las imágenes nebulosas que se producen por los movimientos rápidos del ojo.

El campo visual es el área donde se ven objetos mientras el ojo está enfocado en un punto.[3] Se lo subdivide en las regiones fóveal (menos de 2° de excentricidad) de máxima agudeza visual, parafoveal (2°-5°) de alta agudeza visual y periferal (más de 5°) de baja agudeza visual, conforme a sus distancias de la fóvea, el centro de máxima agudeza visual. La parte del campo visual por la cual se adquiere información útil durante una fijación se llama perceptal span (inglés «área de percepción»). Al leer, esta región es asimétrica y depende de la dirección de lectura. En Occidente —en donde se lee de izquierda a derecha— se extiende desde 3 - 4 letras a la izquierda hasta 14 - 15 letras a la derecha del punto de fijación. Pero de facto sólo en el segmento word identification span (inglés «área de identificación de palabras») que se extiende del centro de la fijación hasta 7 - 8 letras a la derecha se puede identificar palabras.

  Movimientos oculares al leer

En general un ser humano lee un texto al fijar un punto por 200 - 250 ms y después hacer una sacada de 7 - 9 letras en dirección de leer al punto siguiente. En tiempo normal el lector medio lee 250 palabras por minuto. Con dificultad creciente las fijaciones se alargan. Especialmente al leer frases ambivalentes el lector usa regresiones, sacadas en contra de la dirección que sirven para releer parte del texto que puede aclarar el pasaje ambivalente. Estos movimientos dependen de muchos factores, por ejemplo capacidad, concentración e interés del lector, complejidad y univocidad del texto, legibilidad de la escritura y consumo de drogas como cafeína que afectan los movimientos oculares.

  Modelos del control de sacadas

Hay dos modelos competitivos que tratan de explicar cómo el lector mueve la mirada. Según el cognitive process model (modelo de proceso cognitivo) el lector hace una sacada tan pronto como ha ganado acceso léxico, es decir ha identificado la palabra enfocada; en ese momento no es importante la función o el sentido de la palabra. Según el oculomotor model (modelo del motor ocular) los movimientos son dictados físicamente. Al principio el lector elige una estrategia fundamental (por ejemplo «leer tan rápido como le sea posible) y una táctica dependiente del texto (por ejemplo si el texto es complicado, lee despacio) por eso y la estructura visual del texto los movimientos son predefinidos automáticamente. Los resultados de la experimentación sugieren que el cognitive process model es lo más correcto pero no hay prueba final.

  Identificación e integración de palabras

Ni el problema de cómo los seres humanos identifican las palabras ni la cuestión de cómo integran éstas a través de sacadas están resueltos.

En 1972 Gough presentó la teoría de que se identifica una palabra al elaborar serialmente sus letras, como al consultar un diccionario.[4] La idea estaba apoyada por indicios encontrados antes[5] pero no pudo explicar el word superiority effect (inglés «efecto de la supremacía de la palabra») encontrado pocos años antes:[6] se reconoce la última letra de una palabra más rápido que si la misma letra fuera presentada sola. En consecuencia la teoría fue rechazada.

En 1973 Bouma probó que es importante dónde se centra la mirada dentro de la palabra[7] y después de otros experimentos en 1979 presentó la teoría según la cual se identifica las palabras reconociendo sus formas exteriores.[8] Es decir, por presentar un polígono se reconocería la palabra original, especialmente por empleo de minúsculas y mayúsculas. Aunque la teoría todavía es muy actual y hay mucha gente acertando que palabras fueron comparados mentalmente como imágenes digitales, no es correcto.[9]

Las teorías que trataron de explicar cómo la percepción integra las palabras a través de sacadas tuvo problemas similares. La primera idea, que surgió con el ascenso de la informática, fue que hay un tope para fusionar las imágenes ganadas antes y después de una sacada. Varios experimentos[2] demostraron que eso es falso.

En 1979 Krueger propuso la teoría de que se identifica las letras visualmente, pero que se las compone verbalmente.[10] Varios experimentos[2] evidenciaron que la calidad fonética de letras, sílabas y palabras es muy importante, tanto para la identificación como para la integración de palabras. Por ejemplo, es más fácil identificar una palabra con letras falsas si estas letras suenan similares al original que si son visualmente similares.

La psicolingüística ha demostrado que el sentido y la limitación sentencial del texto también son factores muy importantes. Se llama limitación sentencial cuando el tipo de una palabra es previsible, por ejemplo «la palabra siguiente tiene que ser un sustantivo masculino singular»; lo cual depende de la estructura gramatical de la lengua y de la frase. El hecho de que apenas se fijen pasajes previsibles demuestra que la elaboración de textos está controlada por procesos cognitivos, no perceptivos.

En resumen, los factores más importantes para identificar una palabra son sus primeras tres letras, la última letra, el empleo de minúsculas y mayúsculas y la identidad fonética.

  Ejemplos

Algunos ejemplos:

  • aperlación: Aunque su bórdenes son idénticos no es posible identificar esta palabra como «aportación». El problema es que no contiene las letras correctas. Eso demuestra que la teoría de la forma exterior es falsa.
  • bisualuisual: Es más fácil identificar «bisual» como «visual» aunque «u» y «v» visualmente aparecen más similares. Eso demuestra que en general el sonido es más importante que la semejanza visual.
  • daddeenorso: Es casi imposible identificar este desorden como «desordenado» aunque la primera y la última letra están en su sitio y la palabra es muy simple. Eso demuestra que la afirmación del bulo no es correcta.

  Vocalización

El proceso mediante el cual los lectores articulan los sonidos (fonemas) de las palabras que están leyendo, se llama vocalización. Cuando se vocaliza, la velocidad de la lectura y la comprensión del texto se reducen drásticamente. Hay otro tipo de vocalización, al que podría denominarse "vocalización mental" o "subvocalización", que es indispensable para transformar una grafía (letra) en sonido (fonema) lo cual se requiere para producir la significación (comprensión). Este tipo de vocalización no tiene las limitaciones de velocidad y comprensión que tiene el primero.

  Subvocalización

Es normal que los lectores articulen mentalmente lo que están leyendo. Este proceso se llama subvocalización. En oposición a la vocalización la subvocalización no estorba la comprensión. Al contrario parece que la subvocalización forma parte importante del proceso de leer. Algunos psicólogos creen que sin subvocalización no es posible leer, justifican su opinión con el papel importante que juegue el componente fonético al identificar palabras.

  De la derecha a la izquierda y de arriba a abajo

Experimentos con escrituras diferentes han demostrado que no sólo los movimientos oculares se acostumbran a la dirección de leer sino todo el sistema percepcional. Por ejemplo, si se escribe de derecha a la izquierda y de arriba hacia abajo, como en chino tradicional, no solos las sacadas cambian sus direcciones pero también perceptual span y word identification span cambian sus formas.

  Caracteres especiales

Escrituras que usan caracteres especiales no tienen alfabeto. Por ejemplo en la escritura china cada carácter representa una sílaba, es decir en leer un texto carácter por carácter se lo puede vocalizar sílaba por sílaba. De un carácter se puede deducir su significación inmediatamente. Por eso, aunque la tipografía difiere mucho de la del occidente, no hay tantas diferencias: las duraciones de las fijaciones, las distancias de las sacadas y las extensiones de los spans difieren, pero los fundamentos como subvocalización y regresiones son casi idénticos.

  Braille y comparables

Braille es una escritura táctil usado por personas ciegas, es decir se lee con las manos en vez de los ojos. La lección de esta escritura es mucho más secuencial y despacio que la de escritura visual.

  Notación musical y comparables

Notación musical es la escritura para anotar música. Aunque es posible cantar una melodía anotado por notas no es posible vocalizar este escritura directamente, especialmente si contiene acordes, es decir varias notas suenan simultáneamente. En general el lector no convierte notas en habla pero sí en movimientos del cuerpo. Los movimientos oculares se acomodan al contenido del «texto»: si la melodía domina hay más sacadas horizontales, si la armonía domina hay más sacadas verticales.

  Fórmulas matemáticas y comparables

La lectura de fórmulas, por ejemplo en matemáticas o en química, se distingue de lector a lector. Aunque en general se las lee de la izquierda a la derecha, hay muchos casos especiales, por ejemplo si la fórmula contiene fracciones o matrices. La lectura de fórmulas matemáticas es mucho más abstracta que la lectura de todas las otras escrituras: es posible vocalizar una fórmula pero eso no ayuda a comprender su sentido. La comprensión de fórmulas es terreno interesante pero hay pocos experimentos en este sector.

  Técnicas de lectura

Las técnicas de lectura sirven para adaptar la manera de leer al propósito del lector. Dos objetivos comunes son la maximización de la velocidad de lectura y la maximización de la comprensión del texto. Por regla general estos objetivos son contradictorios por lo que debe establecerse un compromiso entre ambos. Se distinguen varias técnicas convencionales como la lectura secuencial, la lectura intensiva y la lectura puntual que afectan a la elección y la elaboración de textos de técnicas para mejorar la velocidad de la lectura como lectura diagonal, Scanning, SpeedReading y PhotoReading que afectan el proceso percepcional en sí mismo.

  Lectura secuencial

La lectura secuencial es la forma común de leer un texto. El lector lee en su tiempo individual desde el principio al fin sin repeticiones u omisiones.

  Lectura puntual

Al leer un texto puntual el lector solamente lee los pasajes que le interesan. Esta técnica sirve para absorber mucha información en poco tiempo.

  Lectura diagonal

En lectura diagonal el lector solamente lee los pasajes especiales de un texto, como títulos, la primera frase de un párrafo, las palabras acentuadas tipográficamente (negrita, cursiva), los párrafos importantes (resumen, conclusión) y el entorno de los términos importantes como fórmulas («2x+3=5»), listas («primer», «segundo», ...), conclusiones («por eso») y términos técnicos («costos fijos»). Se llama lectura diagonal porque la mirada se mueve rápidamente de la esquina de izquierda y arriba a la esquina de derecha y abajo. De ese modo es posible leer muy rápidamente un texto a expensas de la comprensión del estilo y los detalles. Esta técnica se usa especialmente para leer páginas web (hipertexto).

  Scanning

El Scanning es una técnica para buscar términos individuales en un texto. Se fundamenta en la teoría de que se identifican las palabras comparando sus imágenes. El lector se imagina la palabra en el estilo de fuente del texto y después mueve la mirada rápidamente sobre el texto.es una lectura rápida

  Lectura Rápida

Inventado por Tony Buzan, la lectura rápida (o SpeedReading) es una técnica que combina muchos puntos diferentes para leer más rápido. En general es similar a la lectura diagonal pero incluye otros factores como concentración y ejercicios para los ojos.

Algunos críticos dicen que esta técnica solamente es la lectura diagonal con un nombre diferente, combinada con factores conocidos por sentido común. No hay prueba de que los ejercicios para los ojos mejoren la percepción visual. No es necesario pagar seminarios para saber que la concentración y una buena iluminación son imprescindibles para leer rápido.

Algunos consideran que se trata de una técnica para ejercitar la concentración durante la lectura, lo que permite reducir considerablemente el tiempo de absorción de la información. Muchos han desarrollado la capacidad de lectura veloz por sus propios medios, y coinciden en que la única clave es la concentración.

  PhotoReading

En el PhotoReading, inventado por Paul R. Scheele, el lector lee una página en total. Al principio gana una idea general del texto usando lectura diagonal para leer índice, títulos y párrafos especiales como el texto en el revés de un libro. Después mira las páginas una por una para unos segundos con mirada no enfocada, en un estado mental muy relajado. Después de leer una página así «activa» el contento del texto cerrando los ojos y dando rienda suelta a los pensamientos. Se compara la técnica con la memoria eidética.

Críticos dicen que esta técnica no funciona porque experimentos demostraron que lectores no extraen información de pasajes no enfocados. Sospechan que la información obtenido por PhotoReading viene de la lectura diagonal y de la imaginación del lector. Pero aunque fuera muy fácil verificar la técnica no existen experimentos haciéndolo.

  Otras técnicas de lectura veloz

Hay muchas otras técnicas de lectura veloz y todas están muy controvertidas. Los críticos dicen que no funcionan y solamente sirven para vender libros y seminarios. De punto de vista científico no es evidenciado ni rechazado, pero es importante atender los puntos siguientes:

  • Se ven cerca de 20 letras con una mirada, así que no es posible leer una línea en total sin mover los ojos.
  • Regresiones no son errores, pero pueden ser imprescindibles para comprender pasajes ambiguos. Quizás no es importante redirigir la mirada, pero el tiempo que se gana haciéndolo para recapacitar, sí lo es.
  • Lectores no extraen información de pasajes que no enfocasen.
  • La supresión de la subvocalización es muy controvertida. Es posible que sin subvocalización no es posible identificar palabras.

  Términos afines

Capacidad de leer:

  • Un analfabeto es una persona que no sabe leer. La alfabetización mide la cuota de la población capaz de leer.
  • La capacidad de leer es parte del modelo de las capacidades en pedagogía.

Medicina:

  • Dislexia es la incapacidad de leer y escribir debida a causas neurológicas.

Tipografía:

  • La legilibilidad de un tipo específica la facilidad o dificultad de leerlo.

Análisis de textos:

  • La legilibilidad de un texto específica la facilidad o dificultad de entenderlo. Hay varios métodos para medir esta característica de un texto automáticamente usando fórmulas. Consulte el artículo en:Readability de la Wikipedia inglesa para más información.

Frases hechas:

  • Un ratón de biblioteca es una persona que lee mucho.

  Véase también

Materiales para trabajar la lectura en niños Actividades y recursos de lectoescritura

  Fuentes

  1. Real Academia Española: Diccionario de la lengua española. Edición no. 22. Entrada «leer».
  2. a b c K. Rayner: Eye movements in reading and information processing: 20 years of research. Psychological Bulletin, 124, págs. 37-422, 1998
  3. MedlinePlus Enciclopedia Médica: Campo Visual. Revisado el 21 de abril de 2006.
  4. P. B. Gough: One second of reading. In Kavanagh & Mattingly’s Language by ear and by eye. Cambridge, MA: MIT Press, 1972
  5. G. Sperling: A model for visual memory tasks. In Human Factors, 5, 19-31. Woodworth, R.S. (1938). Experimental psychology. New York; Holt. 1963
  6. G. M. Reicher: Perceptual recognition as a function of meaningfulness of stimulus material. In Journal of Experimental Psychology, 81(2):275 280, 1969.
  7. H. Bouma: Visual Interference in the Parafoveal Recognition of Initial and Final Letters of Words. In Vision Research, 13, 762-782, 1973
  8. D. Bouwhuis, H. Bouma: Visual word recognition of three letter words as derived from the recognition of the constituent letters. In Perception and Psychophysics, 25, 12-22, 1979
  9. K. Larson: The Science of Word Recognition or how I learned to stop worrying and love the bouma. Advanced Reading Technology, Microsoft Corporation, July 2004
  10. L. E. Krueger: Effect of irrelevant surrounding material on speed of same-different judgement of two adjacent letters. In: Journal of Experimental Psychology, 98, 252-259, 1973

  Enlaces externos

   
               

Lea

                   
  Raquel y Lea (Dante Gabriel Rossetti,1855).

Lea o Lía (לֵאָה, Leah, en hebreo) fue, según el Génesis,[1] la primera esposa de Jacob, madre de seis de los hijos de éste (Rubén, Simeón, Leví, Judá, Issacar y Zabulón), a los que se atribuye el origen de seis de las doce tribus de Israel, y de su única hija, Dina. Además, fue la hija mayor de Labán y la hermana mayor de Raquel, quién además se convirtió en la esposa preferida de Jacob.

Contenido

  Historia

Después de que Esaú le intente matar, Jacob es aconsejado por su madre a trasladarse a las tierras del tío Labán.

En su camino, se encuentra a su prima pequeña Raquel en el pozo y decide casarse con ella. Para ello, hace un trato con su tío Labán, mediante el cual se casará con la joven a cambio de siete años de servicio. Pero, en último momento, Labán engaña a su sobrino y le casa con su prima mayor: Lea, la primogénita. Esto se debe, entre otras cosas, a la costumbre que había de que la primogénita debía casarse antes que la pequeña.[2]

Una vez celebrada la boda, Labán, tío y suegro a la vez de Jacob, ofreció a éste la pequeña Raquel a cambio de siete años más, algo que aceptó.

  Véase también

  Referencias

  1. En el libro del Génesis (29, 1-30) se narra que Labán tenía dos hijas, Lea y Raquel:

    Ahora bien, tenía Labán dos hijas: el nombre de la mayor era Leah y el nombre de la pequeña Raquel. Leah tenía los ojos tiernos; Raquel, en cambio, era hermosa y de bello semblante.

    Génesis, 29, 16-17.
  2. La ley de no casarse a la vez con dos hermanas es probablemente posterior.

  Enlaces externos

   
               

 

todas las traducciones de lea


Contenido de sensagent

  • definiciones
  • sinónimos
  • antónimos
  • enciclopedia

   Publicidad ▼

Investigaciones anteriores en el diccionario :

4404 visitantes en línea

computado en 0,156s

   Publicidad ▼