» 
alemán árabe búlgaro checo chino coreano croata danés eslovaco esloveno español estonio farsi finlandés francés griego hebreo hindù húngaro indonesio inglés islandés italiano japonés letón lituano malgache neerlandés noruego polaco portugués rumano ruso serbio sueco tailandès turco vietnamita
alemán árabe búlgaro checo chino coreano croata danés eslovaco esloveno español estonio farsi finlandés francés griego hebreo hindù húngaro indonesio inglés islandés italiano japonés letón lituano malgache neerlandés noruego polaco portugués rumano ruso serbio sueco tailandès turco vietnamita

DEUM

partido I pp de partir II 1 s m Agrupación de personas con los mismos intereses, opiniones o aficiones: «Tú eres de mi partido», «Somos del partido de los madrugadores» 2 Tomar partido Decidirse por alguna cosa, luchar por ella o defenderla: tomar partido en una discusión, «Tomo partido por los intereses nacionales» 3 Partido político Organización de ciudadanos que comparten la misma ideología y el mismo conjunto de valores políticos y que luchan por tomar o conservar el poder 4 Sacar partido Sacar ventaja o provecho de alguna cosa o hacer que rinda más: «Es difícil sacar partido del salario», «Podrías sacar partido de esos conocimientos» 5 Tener partido alguien Tener una persona varios admiradores o pretendientes: «¿Cómo hará Rosita para tener tanto partido6 Ser alguien un buen partido Tener alguien suficiente preparación y dinero como para suponerse que ofrece a otro una vida matrimonial segura III s m Cada una de las competencias o de los juegos que llevan a cabo los participantes en ellos, de acuerdo con ciertas reglas: un partido de futbol, un partido de tenis, un partido de ajedrez IV s m Raya del pelo.

definición - partido político

definición de partido político (Wikipedia)

   Publicidad ▼

sinónimos - partido político

partido político (n.m.)

partido, partido estatal

   Publicidad ▼

diccionario analógico


partido político (s.)


Wikipedia

Partido político

                   

Un partido político es una asociación de individuos unidos por ideales comunes y que persiguen como meta alcanzar el control del gobierno para llevar a la práctica esos ideales.[1] Es el encargado de presentar candidatos para ocupar los diferentes cargos políticos. Para eso, movilizan el apoyo electoral. También organizan la labor legislativa, articulan y agregan nuevos intereses y preferencias de los ciudadanos.[2] Es esencial para estructurar el apoyo político a determinados programas, intereses socioeconómicos y valores. Agrega las preferencias de los ciudadanos, forma gobiernos y establece acuerdos políticos en el ámbito legislativo.[3]

Contenido

  Historia

Siempre han existido grupos que difieren acerca del modelo de convivencia y que compiten unos con otros, pero los partidos políticos con una organización y función específica surgen a mediados del siglo XIX como consecuencia del régimen democrático representativo y de la expansión del sufragio. Desde un enfoque institucional Maurice Duverger diferencia:

  • Partidos de creación interna (partidos de cuadros): nacen en el seno del Parlamento. En un principio se presentaron como facciones que se disputaban el poder, por ej. los Tories (conservadores) y los Whigs (liberales) en Inglaterra, especialmente durante el siglo XIX. Tenían una connotación negativa, se creía que actuaban en desmedro del bien común persiguiendo intereses egoístas. Pero con el tiempo se torna evidente la imposibilidad de mantener una relación directa entre el pueblo y sus representantes. Para responder a las nuevas demandas sociales se requiere una mayor organización. Pasan de un escenario de inorganicidad a otro crecientemente orgánico.
  • Partidos de creación externa (partidos de masas): surgen a partir de la lucha por la extensión de los derechos políticos entre fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX. Aparecen estrechamente vinculados con grupos que realizaban sus actividades fuera del Parlamento como los sindicatos, entidades religiosas y periódicos. Por ej. el Partido Laborista británico. Los partidos de masas resolvían los problemas de financiación que requiere el funcionamiento de un partido mediante el reclutamiento masivo de afiliados. Su organización solía ser una estructura piramidal jerárquica: la base estaba formada por los militantes y la cúspide por la élite dirigente del partido. A cambio de los recursos aportados por los militantes las élites dirigentes se comprometían a defender los intereses de sus afiliados, razón por la que a diferencia de los partidos de cuadros presentaban una ideología muy claramente definida.

Estos dos modelos de partido quedaron obsoletos por la evolución que sufrieron las democracias durante el siglo XX. Otto Kirchheimer y otros autores propusieron nuevas formas de partidos cuya organización interna difería substancialmente de las dos anteriores:

  • Partidos multicompresivos ("Catch-all"), esta es una innovación introducida por Kirchheimer. Durante la segunda mitad del siglo XX el crecimiento económico y el desarrollo del estado del bienestar supusieron una mejora en las condiciones generales de la población, y difuminaron la distinción entre masas obreras y élites, surgiendo una clase social heterogénea de límites difusos, la clase media. Por esa razón progresivamente se hizo más difícil que partidos socialdemocrátas tradicionales, tuvieran un apoyo tan amplio como anteriormente. Eso hizo surgir organizaciones con estrategias interclasistas cuyo mensaje político se dirigía a grupos más amplios. Al mismo tiempo la aparición de medios de comunicación de masas favoreció que muchos partidos pasaran de una organización burocrática que movilizara electorados a una estructura más flexible que recurriera a los medios para la difusión de ideas. Estos partidos dejan de ser partidos defensivos con una ideología compacta a ser organizaciones con una estrategia ofensiva de captura masiva de votos vía mensajes en los medios de comunicación, lo cual influyó en una perdieran carga ideológica.
  • Partidos "cártel", al renunciar muchos partidos a tener un grupo social de referencia bien definido, renunciaron a la lealtad de recursos y a buen número de presupuestos ideológicos. Como alternativa de financiación muchos partidos pasaron a depender de recursos públicos. Esta fuente llevó a los partidos a funcionar como cárteles que impedían el acceso a dicho recurso por parte de competidores, razón por la que se los describe con el término "cártel" tomado de los economistas de la competencia imperfecta. En un sistema dominado por partidos de tipo "cártel" los partidos mayoritarios forman un clase política homogénea que impide la competencia de nuevas formaciones, lo cual maximiza su financiación y los beneficios para sus miembros. Estos partidos usan su posición hegemónica para reservarse la mayor parte de las ayudas públicas (sean subvenciones o prerrogativas de cualquier naturaleza), y se busca excluir a partidos minoritarios. Este tipo de estructuras favorecen el bipartidismo.
Comparación entre los modelos de partido
Partido de cuadros Partido de masas Partido multicomprensivo Partido cártel
Período
hegemónico
siglo XIX 1880-1960 1945- 1970-
Tipo de sufragio Sufragio censitario Sufragio extendido /
Sufragio universal
Sufragio universal Sufragio universal
Objetivos Distribuir privilegios Reformar/cambiar la sociedad
(alta carga ideológica)
Mejoras sociales
(sin cambios estructurales)
Polítca como profesión
(políticos gestores)
Dinámica de competición
electoral
Gestionada y controlada Mobilización de
electorado
Lucha partidaria
por electorado común
Coordinada entre
partidos dominantes
Tipo de militancia Escasa y elitista Masiva, homogénea
y activa
En declive, heterogénea
y más pasiva
Escasa, sin funciones
relevantes
Fuente de recursos Contactos personales
del candidato
Cuotas y contribuciones
de militantes
Contribuciones de
diversas fuentes
Subvenciones estatales
Teórico del modelo Maurice Duverger Maurice Duverger Otto Kirchheimer Richard Katz
Peter Mair

En cambio desde un enfoque sociológico o genérico adquieren relevancia ciertas divisiones sociales estructurales acaecidas durante el proceso de formación de los Estados nacionales y de la economía moderna. Se destacan dentro de esta corriente Seymour Lipset y Stein Rokkan , quienes desarrollan la teoría de los clivaje históricos. Se refieren a cuatro fisuras importantes:

  • Conflicto entre países centrales y periféricos: diversas poblaciones se resisten a las imposiciones lingüísticas, religiosas o políticas de las grandes potencias colonizadoras. Surgimiento de partidos regionales que reivindican la identidad cultural de ciertos grupos.
  • Problemas en la relación Iglesia y Estado: se disputan el control de la educación y el ordenamiento de las demandas sociales. Formación de partidos confesionales y laicos.
  • Diferencias entre el campo y la ciudad: emergen partidos urbanos y agrarios.
  • Tensiones entre capitalistas y trabajadores: la defensa de la propiedad y la libre empresa se enfrentan a los reclamos de los sindicatos. Nacen los partidos socialistas y los movimientos obreros. Se consolida la distinción entre partidos de derecha y de izquierda.

  Características

Las considerables dificultades para establecer una definición unánime del concepto de partido político han llevado a la doctrina a identificar cuatro características fundamentales que se perfilan como criterios para considerar que una organización determinada es un partido político.

En concreto, un partido político es una organización estable y permanente; que se basa en una ideología y un programa de gobierno para definir unos objetivos; que busca alcanzar dichos objetivos mediante el ejercicio del poder político; y que dicho ejercicio busca ocupar cargos públicos electivos.[4]

En todo caso, esta caracterización sólo es válida para los sistemas políticos democráticos, pluralistas y competitivos. Un sistema político que no reúna cualquiera de estas tres características produce partidos políticos que, en mayor o menor medida, difieren de las características y funciones descritas.[5]

  Organización

  Estructura

  • Dirigencia: concentra los recursos de poder y representa el centro de la organización. Distribuyen incentivos e interactúan con otros actores claves dentro del sistema. Toman las decisiones principales
  • Candidatos: potenciales ocupantes de los cargos públicos electivos, ya sean de carácter ejecutivo o legislativo. Son seleccionados por los demás miembros del partido.
  • Burocracia: cuerpo administrativo.
  • Técnicos e intelectuales: asesoran permanentemente a los dirigentes, colaboran en la redacción de proyectos y asisten a los candidatos en épocas de campaña electoral.
  • Militantes: miembros que participan activamente y de modo constante.
  • Afiliados: están inscritos en el padrón del partido y aportan a su financiación a través de cuotas periódicas, limitan su participación a la elección interna de los candidatos y autoridades.
  • Además en el exterior del partido pueden encontrarse simpatizantes: se muestran favorables a sus principios pero se mantienen apartados de la organización colaborando con sus votos y opiniones.

  Factores

Robert Michels, desde un enfoque monocausal, plantea que la dimensión del partido político es la variable fundamental que define su organización, dado que incide en:

  • La cohesión interna: en formaciones políticas pequeñas es más fácil un acuerdo en torno a valores y objetivos. Pero si aumentan sus proporciones habrá una mayor heterogeneidad.
  • El estilo político: las grandes agrupaciones son más pragmáticas.
  • La movilización de los afiliados: el tamaño varía en sentido inverso a la participación.
  • La burocratización: a medida que crece la organización es más notable la división del trabajo. Se fomentan las desigualdades internas en pos de la eficiencia del partido.

Panebianco considera que no se puede establecer un nexo tan rígido de causalidad. Afirma que los factores que definen el perfil de la organización partidaria y permiten conocer sus expectativas de supervivencia o éxito son:

  • Competencia: medida en la que se convierte en un actor indispensable para desempeñar un papel determinado.
  • Gestión de las relaciones con el entorno: capacidad de adaptación, aptitud para formular estrategias de negociación, establecer alianzas y conflictos con otras organizaciones.
  • Comunicación: control ejercido sobre los canales de información internos y externos.
  • Reglas formales: es importante conocer quienes tienen facultades para modificar las normas, las posibles desviaciones y el grado en el que se cumplen los estatutos.
  • Financiación: es un asunto muy polémico. Existen distintos criterios, algunos afirman que debe ser pública solo durante las campañas electorales para garantizar la participación de todos los partidos. Otros consideran que el Estado tiene que ocuparse de todos los gastos para su mantenimiento y funcionamiento. Esto afectaría su independencia. Quienes se inclinan por la financiación privada sostienen que los costos económicos deben ser solventados por los ciudadanos interesados. Se pueden adoptar medidas negativas de limitación directa (estableciendo un máximo de gastos permitidos) o indirecta (obligarlos a dar publicidad del origen de los recursos y de su finalidad); o medidas positivas de prestación directa (subvención de actividades) o indirecta (ayudas como destinar espacios gratuitos en la televisión pública para los partidos). La contribución puede ser con base en los cargos obtenidos o en función del porcentaje de votos recibidos con independencia de si ha conseguido o no representación. Lo más adecuado es combinar ambos criterios.
  • Reclutamiento: definición de los requisitos de admisión, carrera y permanencia.

  Índice de centralidad

Este índice mide la capacidad de los presidentes y los dirigentes de imponer disciplina en su partidos; cuando un presidente tiene un partido centralizado, es muy probable que pueda lograr imponer su programa legislativo.[6]

La capacidad de los dirigentes o de los candidatos presidenciales es uno de los factores de la centralidad. Cuando los líderes determinan quienes se presentarán como candidatos y su lugar en la lista electoral, los legisladores tienen incentivos para adherirse a la línea del partidos en la legislatura.[7] El segundo factor son las características del sistema electoral. Así, la centralización es mayor cuando los legisladores son elegidos en distrito único; o en grandes distritos con listas cerradas y bloqueadas. El tercer factor es la simultaneidad de las elecciones presidenciales y legislativas: los partidos son más centralizados y los dirigentes más poderosos cuando las elecciones son simultáneas. Los otros factores son: el grado de autonomía de las autoridades subnacionales, el grado de democracia interna en los partidos y la existencia de elecciones primarias.[8]

  Ideología

Cada partido posee una ideología que le da claridad conceptual. Lo guía en su acción política, esta se compone en:

  • Doctrinas: conjunto de creencias que se toman como válidas.
  • Teorías: sistematización explicativa, comprensiva e interpretativa de la realidad.
  • Plataforma: agrupación de los principales problemas sociales, políticos y económicos.
  • Programas: aquellos remedios para paliar los problemas.
  • Consignas: slogans o lemas característicos del partido.

  Poder político

El partido político trata de ostentar el poder político, bien sea detentando la capacidad de decidir, bien sea participando en el proceso de toma de decisiones junto con otros actores políticos (partidos o no).

En los sistemas pluralistas y competitivos, existe una separación formal entre las estructuras del Estado y las estructuras del partido político. Los partidos actúan como estructuras intermedias que conectan al Estado con los ciudadanos y la sociedad civil.

  Cargos públicos electivos

Dentro de los distintos actores políticos, los partidos tienen un estatus específico, que les separa del resto de organizaciones presentes en la sociedad civil, y les sitúa en una posición privilegiada dentro del proceso de toma de decisiones.

Ese estatus se caracteriza por ostentar el monopolio de la participación en procesos electorales plurales y competitivos, que eventualmente pueden desembocar en el nombramiento de cargos públicos electivos que, en mayor o menor medida, pueden ser controlados por los partidos o viceversa.[9]

Al contrario que el resto de actores políticos, los partidos no se limitan a tratar de influir en el proceso de toma de decisiones, sino que desarrollan el papel último y fundamental a la hora de tomar la decisión concreta. El resto de organizaciones (sindicatos, patronales, organizaciones de consumidores, etc.) participan en el proceso de toma de decisiones, pero la naturaleza de dicha participación es radicalmente distinta a la del partido político, limitándose a influir, informar o presionar.

Ello no excluye la posibilidad de que varios partidos políticos compartan el poder y participen conjuntamente en la toma de una determinada decisión, debiendo existir consenso entre todos ellos.

  Tipos

Richard Gunther y Larry Diamond se proponen como objetivo reordenar las tipologías más importantes. Lograron diferenciar cinco géneros:

1) Partidos de notables: nacen entre principios y mediados del siglo XIX en Europa, en el marco de regímenes semidemocráticos y de sufragio censitario. Contaban con estructuras organizacionales mínimas, asentadas sobre redes interpersonales en el seno de un ámbito geográfico reducido. Débilmente ideologizados. Basados en la distribución de beneficios particulares a los residentes. Se subdividen en partidos de notables y clientelistas.

2) Partidos de masas: surgen a fines del siglo XIX y comienzos del XX en Europa, se extienden en la actualidad a países asiáticos y africanos. Se caracterizan por tener una organización sólida y una amplia base de afiliados que aportan económicamente al partido. Mantienen lazos fuertes con organizaciones externas como sindicatos, entidades religiosas y medios de comunicación. Se clasifican en: nacionalistas (pluralistas o ultranacionalistas) socialistas (socialdemócratas o leninistas) y religiosos (confesionales o fundamentalistas).

3) Partidos étnicos: se conforman principalmente en la etapa de la descolonización de los años 60’ y 70’. Carecen de una organización demasiado extendida y sofisticada. No tienen estructuras programáticas que incorporen a toda la sociedad. Utilizan generalmente la vía electoral para lograr beneficios particularistas para sus seguidores.

4) Partidos electoralistas: se consolidan en la década del 70’ en el marco de la expansión de los medios de comunicación y el declive del Estado de Bienestar. Son organizacionalmente débiles aunque desarrollan una gran actividad durante las campañas electorales. Se distinguen: los partidos atrapatodo, programáticos y los personalistas.

5) Partidos movimentistas: surgen en el seno de las democracias postindustriales. Adoptan características diversas dependiendo del contexto. Abarca los partidos libertarios de izquierda que se basan en la idea de “consenso negativo”, es decir que abarcan una base de seguidores heterogénea pero sustancialmente posicionada sobre diferentes temas. Por ej. el Partido Verde alemán. También incluye a los de extrema derecha cuyo núcleo ideológico está relacionado con la búsqueda de principios como el orden, la tradición, la identidad y la seguridad. Estos últimos son hostiles con otros partidos, con el Estado y el sistema en general; existen algunos principios xenófobos y racistas. Por ej. el Partido Nacional en Francia.

  Funciones

  • Socialización política y creación de opinión
  • Armonización de intereses
  • Formación de elites políticas
  • Canalización de peticiones de la población hacia los poderes
  • Reforzamiento y estabilización del sistema político

Ascendentes (cuando fluyen desde la sociedad al Estado):

  • Estructuración del voto: ordenan la multiplicidad de opciones electorales.
  • Movilización e integración social: alientan la participación política, la concurrencia a los comicios y la asistencia a actos públicos.
  • Agregación de demandas: las sistematizan y priorizan. Armonizan intereses sectoriales integrándolos en un programa común.
  • Fomentan la socialización política: transmiten principios, proyectos e ideas que propician el aprendizaje cívico.
  • Creación y orientación de la opinión política.

Descendentes (derivan de la interacción con el gobierno):

  • Reclutamiento, formación y selección de potenciales líderes políticos.
  • Garantizan la renovación de las autoridades mediante el consenso y la aceptación de las reglas de la competencia.
  • Diseño, seguimiento y evaluación de políticas públicas.
  • Control de los representantes.
  • Reforzamiento y estabilización del sistema político.

  Régimen financiero

La financiación (España) o financiamiento (Latinoamérica) de los partidos políticos aborda la cuestión esencial de cómo se sufragan los gastos que generan las distintas actividades partidistas.

Históricamente, los partidos políticos han pasado de financiarse de forma exclusivamente privada a utilizar un sistema mixto en el que predominan las aportaciones de carácter público. Semejante evolución se produce en paralelo con la propia consolidación de los partidos políticos como entes de relevancia pública y no meras asociaciones privadas.

Los recursos privados proceden de las cuotas de los afiliados, de los rendimientos patrimoniales del partido, de los donativos recibidos y de los préstamos obtenidos. Respecto a los recursos públicos, se puede establecer una división fundamental entre las aportaciones directas (transferencias desde el presupuesto público en función de determinados criterios objetivos) y las aportaciones indirectas, extremadamente heterogéneas, y que incluyen desde la cesión del dominio público hasta variadas exenciones fiscales, pasando por emisiones gratuitas y tasadas de propaganda en medios de comunicación.[10]

Por lo general se exigen ciertos requisitos para la percepción de recursos públicos, como una determinada cantidad de votos o de representación parlamentaria, algo que también influye en la cantidad de fondos asignados, que son desembolsados según un calendario. En ciertos casos, se prohíben las contribuciones privadas procedentes de determinadas fuentes, pudiendo establecerse un límite a los fondos donados. Finalmente, es frecuente que existan organismos dedicados al control presupuestario de los partidos, así como mecanismos de sanción contra las irregularidades financieras.[11]

  Régimen jurídico

  Argentina

En Argentina los partidos políticos están regulados básicamente por el artículo 38 de la Constitución y la Ley Orgánica de los Partidos Políticos Nº 23.298.[12]

La Constitución de la Nación Argentina en el artículo 38 establece que los partidos políticos son de creación libre, que el Estado los debe apoyar económicamente y que a su vez debe garantizar:

  • Una organización democrática
  • Representación de las minorías
  • Competencia para la postulación de candidatos

Asimismo, los partidos deberán hacer público su patrimonio.

  España

En España existen dos leyes orgánicas que son las principales a la hora de regular la cuestión de los partidos políticos. Son la Ley Orgánica 6/2002, de 27 de junio, de Partidos Políticos, conocida como Ley de Partidos; y la Ley Orgánica 8/2007, de 4 de julio, sobre Financiación de los Partidos Políticos.

  Véase también

  Partidos políticos del mundo

  Referencias

  Bibliografía

  • Duverger, Maurice. 1957. Los Partidos políticos. Fondo de Cultura Económica, México D.F.
  • Luís Aznar - Miguel De Luca (Coordinadores) “Política, Cuestiones y Problemas”. Capítulo 6: “Partidos políticos y sistemas de partidos” de Luciana Cingolani. Buenos Aires, Editorial emecé, 2006.
  • Robert E. Dowse - John A. Hughes “Sociología Política”. Capítulo 11: “Organizaciones políticas, I: Partidos”. Madrid, Alianza Editorial, 1975.
  • Román Castro (Coordinador) “Temas clave de Ciencia Política”. Capítulo 4: “Partidos políticos y sistemas de partidos” de Miguel González Tornés. Barcelona, Ediciones Gestión 2000 S.A., 1995.
  • Julio Pinto “Introducción a la Ciencia Política”. Capítulo 7: “Los partidos políticos” de Andrés Malamud. Editorial EUDEBA, 1995.
  • Mario Justo López “Introducción a los Estudios Políticos”. Capítulo 14: “Las fuerzas políticas”. Editorial Depalma.
  • Koessl, Manfredo (2005) “Problemas de contabilización de los partidos políticos”. Revista Estudios Politicos N° 27. Universidad de Antioquia, Colombia. [1]

  Citas

  1. Instrucción Cívica. A Z editorial. 2009. p. 87. 
  2. La política de las políticas públicas. Banco Interamericano de Desarrollo. 2006. p. 32. ISBN 1597820091 9781597820097. http://idbdocs.iadb.org/wsdocs/getdocument.aspx?docnum=912428. 
  3. J Mark Payne; Inter-American Development Bank.; International Institute for Democracy and Electoral Assistance.; et al; (2005). La política importa : democracia y desarrollo en América Latina. Banco Interamericano de Desarrollo. p. 165. ISBN 1931003459 9781931003452. http://idbdocs.iadb.org/wsdocs/getdocument.aspx?docnum=419931. 
  4. Pablo Oñate. Coordinación de Rafael del Águila. (2008). Manual de Ciencia Política.. Editorial Trotta.. p. 253. ISBN 9788481641899. 
  5. Pablo Oñate. Coordinación de Rafael del Águila. (2008). Manual de Ciencia Política.. Editorial Trotta.. p. 251. ISBN 9788481641899. 
  6. La política de las políticas públicas. Banco Interamericano de Desarrollo. 2006. p. 41. ISBN 1597820091 9781597820097. http://idbdocs.iadb.org/wsdocs/getdocument.aspx?docnum=912428. 
  7. La política de las políticas públicas. Banco Interamericano de Desarrollo. 2006. p. 41. ISBN 1597820091 9781597820097. http://idbdocs.iadb.org/wsdocs/getdocument.aspx?docnum=912428. 
  8. La política de las políticas públicas. Banco Interamericano de Desarrollo. 2006. p. 42. ISBN 1597820091 9781597820097. http://idbdocs.iadb.org/wsdocs/getdocument.aspx?docnum=912428. 
  9. Pablo Oñate. Coordinación de Rafael del Águila. (2008). Manual de Ciencia Política.. Editorial Trotta.. p. 254. ISBN 9788481641899. 
  10. Pablo Oñate. Coordinación de Rafael del Águila. (2008). Manual de Ciencia Política.. Editorial Trotta.. p. 260. ISBN 9788481641899. 
  11. J Mark Payne; Inter-American Development Bank.; International Institute for Democracy and Electoral Assistance.; et al; (2005). La política importa : democracia y desarrollo en América Latina. Banco Interamericano de Desarrollo. p. 218-225. ISBN 1931003459 9781931003452. http://idbdocs.iadb.org/wsdocs/getdocument.aspx?docnum=419931. 
  12. Ley Orgánica de los Partidos Políticos Nº 23.298,actualizada por la ley 25.600 sancionada en el año 2002. (Argentina), Infoleg

  Enlaces externos

   
               

 

todas las traducciones de partido político


Contenido de sensagent

  • definiciones
  • sinónimos
  • antónimos
  • enciclopedia

   Publicidad ▼

Investigaciones anteriores en el diccionario :

2383 visitantes en línea

computado en 0,062s

   Publicidad ▼

   Publicidad ▼